diversidad e inclusión laboral.

El poder de la diversidad inclusiva para todos, siempre.

El 28 de junio se celebra el día del orgullo LGBT+ en muchas partes del mundo, incluido México. El objetivo de esta celebración es avanzar en la lucha por la igualdad. Esta conmemoración tuvo inicio en 1969, en un bar llamado Stonewall Inn en Greenwich Village, Nueva York. Durante ese día se llevó a cabo una redada policial con la finalidad de perseguir a miembros de esta comunidad. Sin embargo, los clientes que estaban en el sitio comenzaron a defenderles y a luchar en contra de la policía, fue así como comenzó este importante movimiento.

A pesar de que han pasado varias décadas desde este evento, la organización “Do That”, un organismo sin fines de lucro, reporta que actualmente el 42% de las personas LGBT+ informa que vive en un entorno poco acogedor. En México, de acuerdo al  Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), una de cada 2 personas afirma ser discriminada ya sea por su género, orientación sexual, apariencia, situación económica o creencia religiosa. 

Asimismo, estadísticas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México cerca del 40% de la población mexicana no está dispuesta a vivir con alguien que sea de orientación sexual diferente.

Adicionalmente, una encuesta realizada por ADIL México, reporta que un 56% de personas comentan no sentirse cómodas con revelar su identidad de género/orientación sexual en su lugar de trabajo.

Para Randstad, la diversidad e inclusión son valores fundamentales. Sabemos que la diversidad nos fortalece, siendo una condición indispensable para garantizar la competitividad de cualquier empresa. Por ello, nos comprometemos a ser agentes de cambio con visión global, enfocados a fomentar la igualdad laboral entre hombres y mujeres y el respeto por la diversidad de género, edad, educación, religión y etnia de nuestros colaboradores, clientes y sociedad en general.

De acuerdo a ADIL México, las empresas que deseen adoptar estrategias de inclusión y diversidad, deben iniciar con políticas de no discriminación, de no acoso o de equidad de empleo. Se deben de generar proyectos que fomenten la sensibilización de adoptar valores incluyentes hacia la población LGBT+, donde se estimulen programas con igualdad de prestaciones y beneficios.

Otro tipo de acciones que se pueden implementar para generar una cultura corporativa basada en la diversidad, son capacitaciones y conferencias sobre el tema, creación de eventos internos (semana de la diversidad) y  participación en diferentes  actividades del movimiento como marchas del orgullo. Todas estas actividades sumarán un valor agregado a tu estrategia y ayudarán a potenciar la marca empleadora.

El desarrollo de programas para la búsqueda, retención y potencialización de talento conducirá a una mayor satisfacción laboral con la generación millennial, quienes constituirán hasta el 75% de la fuerza de trabajo mundial en 2025. 

Además, los colaboradores que laboran dentro de compañías que promueven el respeto a las personas LGBT+, indican percibir tranquilidad de expresarse libremente, apoyan la inclusión de personas talentosas, independientemente de sus características personales e impulsan el reconocimiento ante la diversidad de opiniones. De igual manera, los colaboradores consideran tener confianza de poder ascender de puesto sin discriminación, poseen mayor sentido de pertenencia en la empresa, comentan que existen menos conflictos y menor rotación de personal; además de crear una buena imagen de la organización hacia el exterior aumentando su participación en el mercado.

En Randstad, la diversidad inclusiva está en el centro de nuestro funcionamiento. Honrar la diversidad de las personas con las que tratamos es el centro de lo que hacemos y de cómo lo hacemos. Acogemos la diversidad de edad, cultura, capacidad, género, religión y orientación sexual y tratamos de cultivar el sentido de pertenencia de todos sobre esta base.