encuestas de clima laboral para medir el ambiente en la oficina

Las empresas necesitan tomar decisiones adecuadas constantemente en busca de mejorar sus resultados. Para lograrlo, es indispensable, que sus colaboradores trabajen con el mejor ambiente de trabajo posible, un objetivo que se marcan las organizaciones a corto plazo para obtener grandes beneficios.

De esta necesidad nace uno de los recursos cada vez más utilizados en el mundo empresarial: las encuestas de clima laboral.

¿Qué es una encuesta de clima laboral?

Esta práctica permite a las empresas conocer el estado de ánimo real de su talento humano, es decir, tener constancia sobre cuál es su grado de satisfacción y comodidad dentro de la organización.

Es un recurso utilizado para conocer las necesidades de los colaboradores, ya que se evalúan aspectos como la comunicación, la calidad del entorno laboral, el trabajo en equipo, perspectivas profesionales o los objetivos de la empresa, entre otros temas.

Los resultados obtenidos son un claro reflejo de cómo perciben los colaboradores a la empresa y su situación en ella. Estos datos tienen un gran valor para los departamentos de recursos humanos, ya que facilitan la posibilidad de hacer un análisis detallado sobre lo que ocurre en la empresa para generar un cambio si fuera necesario.

La encuesta de clima laboral, te ayudará a determinar qué acciones positivas lleva a cabo la empresa, en beneficio de todos los trabajadores. El verdadero objetivo de poner en práctica esta herramienta es: prever los posibles problemas que puedan aparecer en la empresa, conocer y aprovechar las fortalezas de los trabajadores y generar en ellos un alto nivel de satisfacción. Todos estos factores son decisivos en el desempeño de sus funciones y de la productividad.

Pautas para realizar la encuesta de clima laboral: confidencialidad

La encuesta de clima laboral tiene una ventaja respecto a otras herramientas similares como estudios, cuestionarios, auditorias o reuniones: es un recurso sencillo, económico y que no requiere un periodo largo de preparación y análisis.

Ahora bien, antes de prepararla, hay que conocer perfectamente cómo hacerlo para obtener unos resultados que sean válidos al momento de analizar. Es por ello que, a pesar de que existen diferentes modelos de encuesta de clima laboral, todos deben alinearse al mismo proceso:

Capacitación de los seleccionadores: 

El compromiso y la cualificación de los encargados de realizar las encuestas de clima laboral son dos factores esenciales para que salga bien el resto del proceso. Por lo tanto, es necesario que tengan conocimientos sobre los temas que intervienen y afectan al comportamiento organizacional, implantando, si se considera necesario, un taller formativo sobre todo lo que se va a evaluar.

Adecuación de la encuesta: 

Es necesario tener conocimiento de las solicitudes y peticiones de los colaboradores. En este sentido, la encuesta también ha de centrarse en las sugerencias aportadas por ellos, para comprobar cuál sería su grado de aceptación por parte del resto.

¿Cómo aplicarla?:

A la hora de realizar el cuestionario se deben dar tres premisas: en primer lugar, con el fin de que los colaboradores respondan con total libertad y sinceridad, se debe garantizar la confidencialidad; en segundo lugar, se debe facilitar un entorno agradable y tranquilo para realizarla; y por último, debe realizarse en momentos en los que ninguna variable pueda influir en las respuestas.

Análisis de datos:

Es el momento de identificar los problemas reales de la organización. Para ello, se deberán procesar los resultados a nivel general y por áreas. A su vez, se deberán agrupar las respuestas y hacer una comparación de todos los resultados para poder llevar a cabo el siguiente paso.

Comunicación:

Llegados a este punto, y antes de poner en marcha el plan de acción, es de gran importancia trasladar e informar al equipo de los resultados obtenidos. De esta manera, serán conscientes de que sus opiniones han sido escuchadas y de que los resultados son un reflejo de su situación laboral.

Plan de actuación:

En este último paso, es necesario involucrar a todos los miembros de la organización. Tras el análisis de los datos, la prioridad es establecer planes de acción para tratar de escuchar las opiniones de los trabajadores. Se trata de atender a los colaboradores mediante diferentes metodologías, como por ejemplo las entrevistas personales o las reuniones grupales. En función de la información revelada en estas acciones, la organización determinará la importancia de cada aspecto para tomar las medidas oportunas en beneficio tanto de los trabajadores como de la empresa.

Indicadores que se deben evaluar

Las encuestas de clima laboral deben tener en cuenta una serie de indicadores para su correcta evaluación. Estos elementos son comunes a cualquier tipo de empresa y no dependen de la herramienta que se utilice para realizarlo.

Te contamos cuáles son, ¡descúbrelos!

  • Objetivos generales de la compañía y de cada departamento.
  • Cómo percibe el talento a sus líderes.
  • Estado (positivo o negativo) de la comunicación interna.
  • Escucha activa de los líderes.
  • Evaluación de la calidad del trabajo en equipo.
  • Valoración de la situación general y particular de los empleados.
  • Posibilidades de promoción interna. Reconocimiento individual.
  • Aspiraciones profesionales de los trabajadores a corto, medio y largo plazo.
  • Análisis de las necesidades del talento humano de la empresa.
  • Condiciones de trabajo.
  • Medidas de conciliación
  • Políticas de compensación y retribución.

Beneficios que puede aportar en la empresa

Las estrategias de gestión y dirección de personas son el factor más determinante en la consecución de los logros empresariales. Para conseguir este objetivo, cobra gran importancia la aplicación de acciones que fomenten el trabajo en equipo y que mejoren el ambiente de trabajo, lo que permitirá que los colaboradores se sientan realmente comprometidos con su empresa.

Todos estos datos ayudarán a que la compañía lleve a cabo las medidas oportunas para lograr un cambio positivo, lo que permitirá evitar situaciones dañinas y mejorar el clima laboral, a lo que se suman los siguientes beneficios:

Reducción de la rotación laboral:

La cantidad de empleados que quieren marcharse está íntimamente relacionada con la insatisfacción de sus necesidades; conocer esta información permitirá minimizar estos casos.

Mejor relación con los clientes:

Cubrir las necesidades de los colaboradores permite que se sientan realizados y con una mejor predisposición, lo que beneficiará la comunicación entre trabajadores y clientes.

Reducción del absentismo laboral:

Trabajar por tener un equipo comprometido, motivado y satisfecho mejora la productividad y hará que las personas se sientan cómodas asistiendo a su lugar de trabajo.

Desarrollo del equipo:

La mejora del ambiente de trabajo facilitará que el equipo de trabajo sea más sólido y mejoren los resultados conjuntos.

 

Beneficios para el profesional: motivación y satisfacción

Con el hecho de poner en marcha la encuesta, despertará sobre el trabajador la sensación de ser escuchado, tomado en cuenta y que sus ideas son valoradas, lo que aumentará su grado de motivación y satisfacción profesional.

El grado de motivación de una persona es esencial para determinar sus conductas de actuación, ya que origina una tendencia hacia un comportamiento específico. Por eso, es uno de los factores internos que mayor atención requiere.

Sin embargo, es importante no confundir este término con la satisfacción, que es la actitud general que tienen las personas hacia su trabajo. Son conceptos diferentes que conviene distinguir, pero vincularlos en lo que respecta a la conducta del trabajador.

En este sentido hay que destacar la función del employer branding, a través del cual se debe llevar a cabo una estrategia efectiva con el objetivo de gestionar la marca de tu empresa para convertirte en un empleador referente y mantener la motivación de tus trabajadores.