cultura de innovación en tiempos de crisis.

Debido a la contingencia generada por el coronavirus, el mundo laboral se encuentra en un periodo de transformación, empresas en todo el mundo, de todos los tamaños y en todos los sectores, se han visto obligadas a cambiar, tanto sus procesos internos con colaboradores, como sus estrategias de venta y servicio al cliente con el fin de mantener su rentabilidad.

Para sobrevivir a la crisis, es necesario que las organizaciones trabajen bajo un esquema de adaptación continua e innovación. Innovación no solo enfocada en el tema de productos y soluciones, sino también, de liderazgo, de procesos operativos y en consecuencia, del mismo capital humano.

Porque los cambios también pueden significar una oportunidad, en Randstad te compartimos los mejores tips para diseñar un modelo de negocio basado en una cultura de innovación.

1. Conciencia de transformación.

El primer paso para crear un entorno de innovación, consiste en definir los objetivos del cambio y crear una planificación, tomando conciencia de la situación actual y futura a la que se enfrenta la compañía. Es importante mencionar que una de las principales finalidades que se busca al implementar este tipo de procesos, es  el aumento de la competitividad en el mercado. 

Los líderes de la empresa jugarán un papel fundamental al momento de innovar, las verdaderas transformaciones comienzan desde arriba. Es necesario que los jefes de equipo motiven a sus colaboradores para sacar su lado más creativo y permitan el intercambio de conocimientos e ideas entre diferentes áreas de la compañía.

2. Redefinición y optimización de procesos.

Innovar significa hacer algo distinto de lo que se venía haciendo en el pasado, dejar de un lado la forma tradicional de trabajo para dar paso a nuevas ideas y ejecutarlas con el fin de mejorar procesos y obtener un valor añadido. 

Ante esta crisis, las empresas deben adaptarse a las nuevas necesidades que presenta el mercado, generando experiencias diferentes y creando productos y soluciones en relación a ello, siendo la tecnología su mejor aliado.

3. Desarrollo y reinvención profesional.

Hoy los colaboradores enfrentan un gran reto, los cambios en el mercado laboral están exigiendo nuevas competencias, las profesiones que antes conocíamos se están transformando y nuevas funciones de trabajo están siendo implementadas como consecuencia de la crisis y los avances tecnológicos. Los empleados deben de estar dispuestos a generar nuevas habilidades que les permitan afrontar los retos del futuro.

 

 

Para lograr esa competitividad que se busca a través de la innovación, es necesario desarrollar y capacitar a la fuerza laboral. Recordemos que las personas son el valor que hace crecer a las empresas. Es momento de reinventar profesiones y estrategias, y  fusionar lo tradicional con las nuevas tendencias para mantener la continuidad del negocio y la rentabilidad de las operaciones, sin perjudicar al capital humano de nuestras empresas.