¿estás buscando tu próximo reto profesional?

ver vacantes
incorporacion exitosa 2
incorporacion exitosa 2

La pandemia por COVID-19 vino a cambiar de manera radical la forma en la que interactuamos. En el ámbito laboral, el home office se convirtió en una herramienta para solucionar los problemas que enfrentan diversas empresas ante los acontecimientos actuales, abriendo paso a una nueva forma de trabajar que estará presente incluso más allá de la pandemia.

Por ello, en Randstad te damos a conocer cinco pasos para que tu incorporación remota sea todo un éxito:

1. Rompe el hielo 

El onboarding es un proceso vital donde se incorporan los nuevos empleados y se completan los procedimientos para tu ingreso, como firmar un contrato, conocer las políticas, configurar equipos, entre otros. Posiblemente tengas que asistir a las instalaciones de la empresa por tus materiales de trabajo o que estos te sean enviados por paquetería, si tienes preguntas de cómo será la dinámica acércate a la persona que te ha estado acompañando durante el proceso. 

Este punto es crucial, ya que te brindará las herramientas e información necesaria para que puedas realizar tus actividades laborales desde casa. Aprovecha esta oportunidad para resolver todas tus dudas acerca de lo que implica la nueva experiencia que estás por vivir y conoce más a las personas que te acompañarán a lo largo de tu incorporación. 

2. Ten un espacio de trabajo asignado 

Busca un lugar adecuado que te permita realizar tus actividades sin ningún inconveniente. Asegúrate de que la luz natural esté presente en gran parte del área, así como la ventilación, pues esto ayudará a mantener el ambiente fresco. En cuanto a aspectos técnicos, procura tener una toma de corriente cerca, esto para conectar sin problemas tus dispositivos electrónicos, así como tener el modem de internet al alcance para tener una señal estable. 

Trata de mantener tu espacio de trabajo ordenado y limpio, tanto de manera interna con tu equipo de cómputo, así como con el espacio exterior. Esto te ayudará a evitar problemas con los aparatos electrónicos y los documentos que tengas a tu cargo. 

3. Planifica tus horarios 

Trabajar desde tu hogar puede parecer muy cómodo o complicado, ya que ahí también tienes obligaciones y tareas que cumplir, sin embargo, para evitar frustración y estrés crea una rutina diaria. Existen una gran variedad de aplicaciones que te ayudan a gestionar tus proyectos laborales, donde podrás establecer horarios y colocar las actividades pendientes. Plataformas como Asana, Trello, Basecamp y Liquidplanner, podrían ser útiles para colocar listas de tareas pendientes, priorizar sus actividades más importantes y asignar trabajos a personas. 

Por otro lado, las labores del hogar y personales deben de ser incluidas dentro de esta programación, asigna un tiempo para descansos, comidas, ejercicio y todo aquello que requiera parte de tu tiempo. 

4. No te aísles 

En la oficina es común pasar mucho tiempo con otras personas, por lo que la comunicación e interacción se vuelve algo habitual, sin embargo, esto cambia al trabajar de manera remota. A pesar de que tener un espacio de trabajo asignado es importante, puede provocar que te aísles de tu entorno, por lo que si te empiezas a sentir solo te recomendamos cambiar de ambiente. Asimismo, toma descansos breves para comunicarte con quienes te rodean, esto puede ayudar a despejar tu mente de lo que estás haciendo, pues estar trabajando durante varias horas frente a la computadora puede ser agotador.  Si deseas conocer más acerca de cómo cuidar tu salud mental durante esta temporada de crisis, te invitamos a leer el artículo que habla sobre ello. 

Por otro lado, si eres una persona que está acostumbrada a trabajar a solas, podrías volverte aún más introvertida cuando trabajas de forma remota, provocando que no te sientas segura para hablar si tienen una pregunta o un problema. Por ello, es importante generar espacios de diálogo de manera periódica entre todo el equipo, siéntete seguro de expresar lo que deseas. 

5. Genera un balance entre tu vida personal y laboral 

Por último y no menos importante, es esencial que tu vida laboral no afecte tu vida personal o viceversa. El home office desdibuja las fronteras entre los espacios y el tiempo, por lo que este paso, va de la mano con el número 3 “Planifica tus horarios”. 

Es necesario apagar las notificaciones de tus dispositivos electrónicos de trabajo fuera del horario laboral. Esto debido a que el acceso instantáneo que tenemos de las herramientas de comunicación puede hacer que las personas se sientan 'siempre activas' y que tengan que pensar constantemente en sus trabajos y en las actividades que están pendientes, lo que puede generar agotamiento, frustración y estrés. 

En Randstad, nos esforzamos cada día para que las personas y organizaciones alcancen su verdadero potencial por lo que te acompañaremos durante todo el proceso. Si estás interesado en cubrir alguna de nuestras vacantes, revisa la bolsa de trabajo y encuentra tu próximo empleo.