¿cómo continuar aprendiendo en tu lugar de trabajo?

¿Para qué querrías seguir aprendiendo cosas nuevas en el trabajo? Los beneficios son innumerables ¿Puedes pensar en algunos? Te aseguramos que ya no te aburrirás en tu jornada, además que te podrás mantener alerta y conservarás la cordura. En pocas palabras, aprender es esencial para tener éxito en tu vida laboral. Aprender aumenta tus posibilidades de ser contratado. El aprendizaje continuo es especialmente importante en el lugar de trabajo, donde las tecnologías, los procesos y la forma de interactuar cambian constantemente, de forma radical y a una gran velocidad. Ya no basta con mantener tus habilidades al día, tus posibilidades de ser contratado dependen de tu disposición y capacidad para estar actualizado en las últimas tendencias y tecnologías.

De hecho, para que las empresas sean flexibles y respondan al cambio, necesitan empleados que no sólo sean capaces de asumir un papel, sino que también sean adaptables, ingeniosos y pensadores.

En Randstad, tomamos en cuenta 6 métodos para el aprendizaje permanente en el trabajo y cómo ampliar la mente: 

1. Compromiso.

¿Recuerdas lo difícil que es ir al gimnasio todos los días? Sin embargo, lo haces porque sabes que es bueno para ti. Haz el mismo compromiso de aprender cosas nuevas cada día. Aprender es un hábito: la mayoría de los hábitos se aprenden en 21 días. 

2. Conviértete en lector. 

Las personas con éxito leen varias horas al día. En línea, como lector electrónico o a la antigua con un libro impreso, nada sustituye a la lectura para adquirir conocimientos. Además, es una forma estupenda de mantenerse entretenido cuando estés de camino a algún lugar. 

3. Infórmate sobre los programas de tu compañía. 
Investiga la formación que se ofrece en tu empresa. Muchas organizaciones ofrecen formación interna o están dispuestos a cubrir un porcentaje de la matrícula si hay un beneficio para la organización. También puedes negociar la matrícula como parte de su paquete de compensación. 

4. Participa en debates. 
Encontrar personas u organizaciones afines con un punto de discusión común es una gran manera de aprender. Busca grupos de debate, seminarios de formación o redes que te permitan salir de tu zona de confort y te presenten presenten nuevas experiencias, información y formas de pensar. ¿No sabes por dónde empezar? Los canales de las redes sociales, como LinkedIn , son una forma estupenda de encontrar a otras personas de tu sector que tienen ideas valiosas que compartir. 

5. Mejora tus habilidades.

Piensa en las habilidades que ya tienes. Averigüa cómo mejorar tus habilidades actuales y obtener nuevas certificaciones. Si aprovechas tus conocimientos actuales, aumentarás tu confianza y serás mejor y más eficiente en tu trabajo. 

6. Acepta retos.

Desafía a tu cerebro asumiendo riesgos. Comprométete a aprender algo completamente fuera de tu zona de confort. Piensa en cómo puedes aprender algo realmente nuevo que nunca hayas hecho antes. Como aprender un nuevo idioma, comprometerse con un proyecto de trabajo que nunca te hubieras planteado antes, prueba algo nuevo que te de miedo. Imagina, por ejemplo lo que pudieras conseguir con nuevos conocimientos de contabilidad o diseño gráfico en tu lugar de trabajo. 

Hay buenas razones para desafiarte a ti mismo a adquirir nuevas habilidades. Así que enciende tu sinapsis, activa esas conexiones, construye nuevos puentes mentales y aprende algo. 

El aprendizaje permanente te capacita para ser adaptable, y no al revés. Porque en el mundo actual, el cambio es lo único con lo que podemos contar.