cómo adaptarse a un empleo nuevo.

Es natural sentirnos un poco ansiosos cuando estamos  pasando por un cambio importante en nuestras vidas. Nos pasó, por ejemplo, cuando terminamos la educación básica y tuvimos que dejar a nuestros mejores amigos para ingresar a una nueva etapa, donde había personas que no conocíamos y no sabíamos cómo eran, si seríamos afines, o si nos llevaríamos bien.

Tal vez no sea obvio pero, eso pasa también cuando cambiamos de trabajo, es por eso que te compartimos algunos consejos que te ayudarán a adaptarte, haciendo de esta transición, una experiencia que seguramente disfrutarás.

Nuestros consejos:

1. Saluda a todos a tu paso con una sonrisa.

Esto ayudará a que te conozcan rápidamente y te identifiquen como una persona que inspira confianza y dispuesta a colaborar.

2. Sé puntual en tu llegada cada día.

Es muy importante causar una buena impresión con la puntualidad, pues eso te mostrará como personas responsables y organizadas.

3. Preséntate con la vestimenta adecuada para tu nuevo puesto.

Cada organización tiene su propio código de vestimenta, por lo que es importante tenerlo claro desde el principio y respetarlo en todo momento. Pon atención en cómo se visten tus compañeros y toma nota de los sí y los no, para que te sientas más cómodo.

4. Aclara todas tus dudas, busca un mentor.

Algunas empresas lo asignan como parte de un proceso de on boarding, pero si no es tu caso, busca a alguien, eso te ayudará a socializar e integrarte.

5. Identifica el organigrama de la compañía.

Te recomendamos conocer la estructura de tu nuevo lugar de trabajo, a los responsables de las áreas con las que interactuarás y a las personas que las integran para que puedas dirigirte a ellas fácilmente.

6. Mantén una apertura al cambio y ganas de aprender.

Recuerda que te estás integrando a una nueva organización, con procesos definidos o en construcción, y que en muchos casos, no serán parecidos a los de tu empleo anterior o a las dinámicas que tenías en la escuela.

7. Retoma buenas prácticas de tu trabajo pasado.

Por ejemplo, si en tu antiguo trabajo te ayudaba tener reuniones que involucraban hacer lluvia de ideas, realizar proyectos colaborativos o reuniones periódicas para hacer team building, propónselas a tu nuevo equipo.

8. Evita mostrarte como alguien que "lo sabe todo".

Aunque es importante que tus nuevos compañeros conozcan tus habilidades la idea es que te integres con una actitud abierta, dispuesta a aprender y proponer, pero no desde una actitud de superioridad, ya que esto podría proyectar una percepción negativa a tu equipo y a tu jefe inmediato.

9. Evita aislarte.

Deja los audífonos para los momentos en los que necesites mucha concentración, ya que de otra manera, este hábito podría simular una barrera para las personas que están a tu alrededor.

 

En Randstad apoyamos a la gente a alcanzar su verdadero potencial.

Toma en consideración nuestros consejos y aplícalos para que tengas un comienzo satisfactorio en tu nueva etapa profesional.